Estatutos

Art. 1. La Real Hermandad de San Juan de la Peña, erigida canónicamente como Hermandad de Caballeros de San Juan de la Peña en el Iglesia del antiguo monasterio de San Juan de la Peña por Decreto del Excelentísimo y Reverendísimo Señor D. José María Bueno Monreal, Obispo de Jaca, en 24 de junio de 1949, tiene como fines:

  1. Tributar solemne culto al glorioso San Juan Bautista en el antiguo monasterio de San Juan de la Peña.
  2. Promover la perfección cristiana de sus miembros y realizar actividades espirituales, sociales y culturales.
  3. Procurar la vuelta de una Orden o Instituto Religioso.
  4. Difundir el conocimiento de cuanto dicho Monasterio representa y atraer el interés y la devoción hacia él.

Sus integrantes tienen la condición de Caballeros y Damas según corresponda.

Art. 2. La Hermandad honrará a su titular todos los años con una fiesta que se celebrará en su antiguo monasterio, con ocasión de la festividad de la Natividad de San Juan Bautista; en la misma ocasión se rezará un solemne responso en sufragio de las almas de los Reyes y Nobles de Aragón cuyos restos reposan en aquel venerable lugar, así como por las de todos los Miembros difuntos, bienhechores de la Hermandad y devotos del glorioso San Juan Bautista.

Esta celebración será presidida si asistiere, por el Sr. Obispo moderador eclesiástico de la Hermandad.
La Hermandad colaborará estrechamente con las instituciones públicas competentes para la completa restauración del edificio y su entorno.

Art. 3. Para ser Miembro de la Hermandad se requiere:

  • a) Ser mayor de edad.
  • b) Católico, no ligado a censura eclesiástica.
  • c) Ser persona de buena voluntad y conducta ejemplar.
  • d) Ser propuesto por dos miembros de la Hermandad, con antigüedad mínima de dos años.

El Consejo Rector decidirá por mayoría de votos la aceptación o denegación de cada solicitante.

El ingreso en la Hermandad se hará de forma solemne, siendo apadrinada la persona aceptada por quienes la propusieron. En este acto le será impuesto el distintivo de la Hermandad.

Art. 4. Habrá una categoría que se denominará “Hermano distinguido”, a la que pertenecerán quienes ocupen o hayan ocupado cargos de gran preeminencia en el ejercicio de la autoridad o lugar relevante en la vida social o se hicieran acreedores a este título como bienhechores insignes de San Juan de la Peña. Esta categoría la concederá el Consejo Rector, previa deliberación en votación secreta, siendo necesarios los dos tercios de votos favorables.

Art. 5. Son “Caballeros fundadores” de San Juan de la Peña quienes suscribieron la solicitud inicial de fundación de esta Hermandad o se adhirieron a ella antes del Capítulo fundacional, así como los miembros que son o han sido del Patronato del Monasterio Alto de San Juan de la Peña, una vez formulada su adhesión personal.

Art. 6. En los Capítulos o actos colectivos a los que concurra corporativamente la Hermandad se observará la precedencia según las normas siguientes:

  1. Moderador eclesiástico de la Hermandad si fuera Prelado.
  2. Prelados que pertenezcan a la Hermandad.
  3. Hermano Mayor.
  4. Cargos del Consejo Rector.
  5. Hermanos distinguidos por orden cronológico de admisión a esta categoría.
  6. Caballeros fundadores por orden de edad.
  7. Hermanos por orden de admisión a la Hermandad.

Art. 7. La Hermandad tendrá asimismo dos secciones:

Una sección de Jóvenes a la que pertenecerán los componentes de la Hermandad que lo deseen.

Una sección de Infantes a la que podrán pertenecer los que no hubieran alcanzado la mayoría de edad, lo soliciten en términos análogos al artículo 3 y sean admitidos por el Consejo.

Los Infantes al llegar a la mayoría de edad adquieren la condición de Caballeros o Damas.

Art. 8. Los miembros de la Hermandad contraen la obligación de:

  • a) Promover con el mayor entusiasmo el esplendor del antiguo monasterio y de la Hermandad mediante la observación de estos Estatutos.
  • b) Asistir a la fiesta principal de la Hermandad a la que se ha hecho referencia y a los actos que se realicen el mismo día.
  • c) Asistir al Capítulo General ordinario y a los extraordinarios que se convocaren.
  • d) Satisfacer las cuotas de la Hermandad que fije el Capítulo General.

Art. 9. Los miembros de la Hermandad tienen el derecho de:

  • a) Ostentar la insignia de la Hermandad.
  • b) Asistir a los Capítulos Generales con voz y voto.
  • c) Elegir y ser elegidos para cargos directivos.
  • d) Lucrar, con las debidas condiciones, las indulgencias concedidas y participar en los sufragios.

Art. 10. Todos los años, en el día que determinare el Consejo Rector, se celebrará un solemne funeral por las almas de los componentes de la Hermandad fallecidos.

Cuando falleciera algún miembro se procurará concurrir a su entierro llevando la insignia de la Hermandad.

Art. 11.

1. La insignia de la Hermandad consistirá en un escudo cortado de boca triangular curvilínea convexa. En su primer cuartel, de oro, figurará, terrazado, el Agnus Dei en su color. En su segundo cuartel, de azur, figurará el Santo Grial de oro. El escudo llevará acolada la Cruz de Malta esmaltada en blanco y fileteada en oro, e irá sumado de corona real española cerrada.

Esta insignia irá pendiente de una cadena dorada para los prelados y para los miembros del Consejo Rector, y de un cordón cárdeno para los demás componentes. Los Infantes e Infantas llevarán la insignia pendiente de un cordón blanco.

2.- El hábito de los Caballeros y Damas será una capa, de color azul esmalte, larga, abrochada en el cuello y abierta por delante, dejada caer en todo su largo. Llevará bordado en el lado izquierdo, a la altura del corazón, el escudo de la Hermandad. Sobre la capa no podrá portarse ningún tipo de aditamentos ni distintivos, salvo los cordones, también de color azul esmalte, de un largo total de unos 1.600 mm., que terminarán en dos borlas del mismo color, y se colocarán bajo el doble del cuello de la capa cayendo sobre el pecho.

Art. 12. El estandarte de la Hermandad será de color cárdeno, ostentando su insignia en ambas caras, así como la leyenda REAL HERMANDAD DE CABALLEROS DE SAN JUAN DE LA PEÑA -JACA- 1950 circundando la misma. Será portaestandarte de la Hermandad uno de los miembros del Consejo Rector.

Art. 13. Se pierde la condición de miembro de la Hermandad con todos los derechos anejos a esta condición:

  • a) A petición propia.
  • b) Por incurrir en censura eclesiástica.
  • c) Por incumplimiento sobrevenido de las condiciones exigidas para la admisión.
  • d) Por incumplimiento de las obligaciones derivadas de los presentes Estatutos.

El Consejo Rector, previas las oportunas deliberaciones y audiencia del afectado, acordará por mayoría, en votación secreta, la expulsión del miembro que hubiera incurrido en alguno de los apartados anteriores.

Art. 14. El órgano rector supremo de la Hermandad es el Capítulo General, formado por todos los miembros, el cual se reunirá obligatoriamente una vez al año, procurando que sea con ocasión de la festividad de San Juan Bautista y, extraordinariamente, siempre que lo solicite la tercera parte de los miembros de la Hermandad o lo decida el Consejo Rector.

Art. 15. Habrá un Consejo Rector compuesto de los siguientes miembros:

  • Hermano Mayor.
  • Teniente de Hermano Mayor.
  • Canciller.
  • Tesorero.
  • Ocho Consejeros, uno de los cuales desempeñará el cargo de Maestro de Ceremonias.

Este Consejo será elegido por el Capítulo General, en votación secreta, por mayoría de votos. La elección no será firme hasta que hubiera sido aprobada por el Moderador eclesiástico.

Se renovarán por terceras partes cada año, siendo reelegibles.

El Consejo adoptará sus acuerdos por mayoría, decidiendo, en caso de empate el voto de calidad del Hermano Mayor.

Art. 16. Será Moderador eclesiástico de la Hermandad, el excelentísimo y reverendísimo señor Obispo de Jaca o la persona eclesiástica que él designe. El moderador eclesiástico deberá ser convocado a los Capítulos Generales y Juntas del Consejo Rector y ocupará el lugar que le corresponde conforme a las normas de precedencia del artículo 6º.

Art. 17. El Consejo Rector deberá reunirse trimestralmente, o antes si hubiere necesidad a juicio del Hermano Mayor o lo pidieran cinco de sus miembros. Sus acuerdos se tomarán por mayoría de votos.

Art. 18. La Hermandad goza de personalidad jurídica eclesiástica y civil, con capacidad para poseer y administrar bienes con sujeción a las leyes canónicas y civiles.

Art. 19. Los recursos de la Hermandad serán:

  • a) Las cuotas de los miembros, cuya cuantía determinará el Capítulo General a propuesta del Consejo Rector.
  • b) Los donativos, aportaciones o subvenciones, así de entidades públicas como de particulares.
  • c) Los legados o herencias que se dejaren a su favor, con o sin cargas, previa aceptación del Consejo Rector.
  • d) Las rentas de su patrimonio.

Art. 20. La Hermandad no se disolverá mientras existan, al menos, diez miembros.

En caso de disolución todos sus bienes pasarán a disposición del Señor Obispo de Jaca para que los invierta en beneficio del monasterio o en causas pías.

Art. 21. El domicilio de la Real Hermandad será en Jaca, C/ Seminario nº 8, 2ª planta. Y podrá ser variado por acuerdo del Consejo Rector.